Probablemente el más debatido y reciente de las ediciones de las IFRS/NIIF en los últimos años fue el nuevo estándar de reconocimiento de ingresos, Ingresos de Contratos con Clientes, el cual introduce muchas reglas nuevas y guías de orientación en el área de reconocimiento de ingresos y, por lo tanto, lo resumiremos a continuación.

Uno de los problemas contables más controversiales y grandes, es la pregunta de cuándo y cómo reconocer los ingresos, algo muy importante principalmente para las compañías que ejecutan contratos a largo plazo o transacciones complejas. Ahora se ha generado un gran cambio en las NIIF/IFRS, relacionado con la guía de reconocimiento de ingresos, pues antes del cambio, algunas interpretaciones nos guiaban cuándo y cómo reconocer los ingresos en diversas circunstancias, pero no era fácil identificar qué hacer cuando se presentaba una situación específica, y algunas veces se tornaba conflictivo y confuso.

Así que para salir de esta situación desfavorable, se trabajó con el organismo estadounidense de normalización FASB, y emitió un nuevo estándar de reconocimiento de ingresos para los contratos con clientes (NIIF/IFRS 15) que se debe aplicar obligatoriamente desde enero de 2018. A partir de esa fecha todas las guías previas ya no se aplicarán, y solo podemos enfocarnos en la NIIF/IFRS 15.

Simultáneamente, FASB, el emisor de normas para Estados Unidos, emitió un estándar FAS casi idéntico, pero existen algunas pequeñas diferencias con respecto a la IFRS/NIIF 15 que se aplican a todos los contratos con clientes, con algunas excepciones. La lista de tipos de transacciones en las que se debe buscar otras normas es la siguiente:

  • Contratos de arrendamiento bajo NIIF 16,
  • Contratos de seguro bajo NIIF 17,
  • Instrumentos financieros y otros derechos y obligaciones contractuales que están dentro del alcance de la NIIF 9, y
  • La NIIF 10 para todo tipo de inversiones, desde los acuerdos conjuntos de la subsidiaria hasta inversiones en asociadas y otras.

Tampoco aplica la NIIF 15 a los intercambios de activos no monetarios entre entidades dentro de la misma línea de negocios para facilitar las ventas a los clientes. Por ejemplo, a veces dos compañías intercambian mercancías para satisfacer la demanda del mercado, por eso se enfatiza aquí que se debe aplicar la NIIF 15 solo para contratos con clientes. Por lo tanto, no se debe aplicar la NIIF 15 a los contratos con partes colaboradoras.

Lo absolutamente esencial que hace la NIIF 15, es introducir un modelo de cinco pasos para el reconocimiento de ingresos, si desea determinar, cómo y cuándo contabilizar los ingresos en su situación o transacción particular, y todo lo que necesita hacer una entidad es pasar sus contratos con clientes por este modelo. Demos un vistazo brevemente:

  • Paso número uno: identificar el contrato con el cliente;
  • Paso número dos: identifique las obligaciones de desempeño individuales en ese contrato;
  • El Paso número tres: es determinar el precio de la transacción;
  • El paso número cuatro: es asignar el precio de la transacción a las obligaciones de desempeño individuales en el contrato; y el último,
  • El paso número cinco: reconoce los ingresos cuando la entidad satisface las obligaciones de desempeño

Cada una de estas cinco etapas tiene sus propias consideraciones y complicaciones, y la NIIF 15 nos analiza y guía profundamente en cada paso.

Realizado por Edmundo Alberto Florez Sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *