La revaluación o el método de revaluación es un método de medición establecido por el Estándar para Pymes y que la entidad podrá aplicar para determinados rubros contables, acorde a lo estipulado en el estándar.

En la aplicación del método, se determinará si el grupo a medir ha tenido una valorización o una desvalorización, acorde a la diferencia entre el valor razonable del bien y el valor en libros.

Por ejemplo, para un activo:

Valor Razonable > Valor en Libros = Valorización

Valor Razonable < Valor en Libros = Desvalorización

Por lo tanto, las valorizaciones o desvalorizaciones son el resultado de la aplicación del método de revaluación.

La valorización puede afectar los ingresos en el resultado o el ORI, la desvalorización puede ser un deterioro (pérdida) afecta resultados o una disminución o reversión del Superávit que se muestra como pérdida en el ORI.

Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que el ajuste a valor razonable puede afectar resultados, como es el caso de las Propiedades de Inversión o afectar el patrimonio tal como ocurre con la Propiedad, planta y equipo. Pero estos activos no son los únicos que se ajustan a valor razonable, pues también es posible hacerlo con los Instrumentos Financieros, Activos Biológicos, Inversiones en Otras entidades (Asociadas o Control Conjunto), entre otras.

No puede haber valorización mientras exista deterioro acumulado y viceversa, es decir, no puede haber deterioro mientras haya un saldo reconocido como superávit. Esto implica primero se revierte tanto el deterioro como el superávit, antes de reconocer un proceso inverso, para ello se necesita tener en cuenta las características de medición de cada elemento. Por ejemplo, no puede haber revaluación de inventarios, pero si reversión de deterioro hasta su consumo, y de la misma forma, no puede haber deterioro de propiedades de inversión o activos biológicos medidos a valor razonable, sino disminución del valor de activo. Obviamente dicha disminución es una pérdida en el estado de resultados.

En conclusión, estamos frente a una metodología de medición que se debe aplicar según la política contable preservando la razonabilidad de la información, es decir, no es una selección según necesidades sino buscando la calidad de la información.

Realizado por Equipo AprendeNIIF:

-Juan Sebastian Canizales Bedoya

-Jasmin Giraldo Jaramillo

Revisado por Edmundo Flórez Sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *