Contrapartida

De Computationis Jure Opiniones

Número 3884, octubre 22 de 2018

El pasado 28 de junio se anunció: “EY and Microsoft launch blockchain solution for content rights and royalties management for media and entertainment industry”.

En anteriores ocasiones hemos subrayado el déficit de los programas de contaduría pública respecto de los sistemas de información. Hay muchas áreas en las cuales nuestros programas avanzan solo cuando el asunto es inevitable. Esto significa que estamos permanente atrasados respecto del mercado y de los avances de la disciplina.

Parte importante del problema somos los profesores que no solemos estar en la frontera del conocimiento. Y otra parte es la nula o bajísima inversión que las instituciones de educación superior acostumbran a hacer en los programas de contaduría.

Blockchain es un tema que ha recibido mucha atención a nivel mundial, que las grandes firmas de contadores ya están aprovechando para brindar nuevos servicios y herramientas a las empresas.

En nuestro medio apenas conocemos algunas noticias, pero no nos hemos adentrado en sus particularidades técnicas.

Los contadores expertos en los sistemas de información son cada vez más importantes. Sin ellos no es posible producir informes. Además, con ellos es viable fabricar reportes nuevos, que aportan diferentes maneras de ver las cosas. La Internet hace posible reunir una gran cantidad de información, de manera que, bien escogida, los sistemas de información pueden proporcionar un gran contexto a las decisiones empresariales.

Asunto de primer orden es la seguridad de la información, la cual es una de las exigencias legales de los libros de contabilidad electrónicos en Colombia. Existen muchas amenazas, muchas de las cuales pueden evitarse. El problema consiste en la constante creación de nuevas aplicaciones nocivas, que impiden darse por satisfecho. Es en este escenario que Blockchain se presenta como una mejor opción para el manejo de información.

Según Javier Pastor: “¿Qué es entonces la cadena de bloques? Pues un gigantesco libro de cuentas en los que los registros (los bloques) están enlazados y cifrados para proteger la seguridad y privacidad de las transacciones. Es, en otras palabras, una base de datos distribuida y segura (gracias al cifrado) que se puede aplicar a todo tipo de transacciones que no tienen por qué ser necesariamente económicas. ―Esa cadena de bloques tiene un requisito importante: debe haber varios usuarios (nodos) que se encarguen de verificar esas transacciones para validarlas y que así el bloque correspondiente a esa transacción (en cada bloque hay un gran número de transacciones que eso sí, es variable) se registre en ese gigantesco libro de cuentas.

Tenemos por delante un nuevo campo de estudio de particular importancia para los sistemas de información, la contabilidad y la auditoría.

Hernando Bermúdez Gómez

Las opiniones expresadas en Contrapartida comprometen exclusivamente a sus autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *