La Sección 20 de las NIIF para las Pymes clasifica en dos los contratos de arrendamientos, el arrendamiento financiero, cuando existe transferencia sustancial de todos los riesgos y ventajas de la propiedad de un activo, y el arrendamiento operativo, también denominado alquiler, donde simplemente se usa el bien sin que se asuman riesgos.

Como se puede observar, para la correcta contabilización de un contrato de arrendamiento es importante primero clasificarlo en la categoría respectiva, tomando como parámetro central la transferencia sustancial de todos los riesgos y ventajas de la propiedad de un activo. Así pues, al determinar la clasificación de un contrato de arrendamiento en la categoría correspondiente, de la misma manera se generarán los efectos contables del mismo.

¿Qué se define por arrendamiento?

Un contrato de arrendamiento es un acuerdo por medio del cual el arrendador (normalmente el propietario del bien) entrega a un arrendatario (denominado también en ocasiones inquilino) el poder obtener las ventajas de un bien como si fuera propio, es decir, el derecho a utilizar un bien durante un periodo de tiempo determinado a cambio de percibir una suma de dinero (las cuales se realiza habitualmente en una serie de pagos o cuotas).

La NIIF para las Pymes establece en la Sección 20, una clasificación de los contratos de arrendamiento en dos categorías: arrendamiento financiero y arrendamiento operativo, y se debe distinguir para su contabilización si se trata del arrendador o el arrendatario.

El arrendamiento se clasifica como financiero u operativo dependiendo de la esencia de la transacción y no de la forma del contrato, pues en ocasiones los contratos se denominan de distintas formas, sin embargo, el objetivo pretendido es otro, que en muchos casos es el tema del favorecimiento o conveniencia fiscal.

Contabilización del Arrendamiento Operativo (Alquiler)

  • Para el Arrendador: El bien arrendado es habitualmente una propiedad planta y equipo, susceptible de depreciación dependiendo del valor residual y la vida útil. El canon de arrendamiento es una cuenta por cobrar que genera un Ingreso.
  • Para el Arrendatario: Una obligación (pasivo) que genera un Gasto (o mayor valor de un activo cuando hay producción)

Contabilización del Arrendamiento Financiero (Activo y Pasivo)

  • Para el Arrendador: El bien debe reclasificarse como una cuenta por cobrar (posiblemente con financiación). La financiación se reconoce como un ingreso
  • Para el Arrendatario: Reconoce la adquisición de un activo a crédito (pasivo). El activo es susceptible de depreciación dependiendo del valor residual y la vida útil, y la obligación genera costos de financiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *