Usted asesora una empresa manufacturera, y se entera que algunos de los activos de la planta de producción están todavía operando, sin embargo, se encuentran completamente depreciados. ¿Cómo es eso posible?

Apuesto a que la vida útil de estos activos quedó subestimada. En otras palabras, los cargos por depreciación fueron mayores a lo que deberían ser en realidad, debido a que se acortó la vida útil disminuyendo los resultados de cada período en una cuantía adicional. ¿Cómo pudo suceder eso?

En la mayoría de los casos, las empresas simplemente se olvidan de revisar la vida útil de sus activos, al menos una vez al año en la fecha de cierre de cada ejercicio. Como resultado, se siguen utilizando tales activos, pero su saldo contable neto o valor en libros es cero.

Pero en este caso, ¿Qué gasto por depreciación se puede reconocer en los resultados del período, sino hay base para afectar las ganancias o pérdidas?

Ninguno, por supuesto, porque el valor en libros de su propiedad, planta y equipo no se puede disminuir por debajo de cero.

Entonces, de hecho, se utilizan las máquinas en el proceso productivo, pero no se puede reconocer ningún cargo por depreciación, porque no hay saldo por depreciar debido a que se ha depreciado completamente estos activos en los períodos anteriores.

Y como resultado, el costo de producción está subestimado, y como consecuencia, el costo de ventas. En conclusión, los gastos simplemente no coinciden con los beneficios obtenidos de estas máquinas.

Pero ¿Qué se puede hacer al respecto? ¿Cómo se puede corregir esta situación?

Vamos a plantear el proceso en las siguientes etapas:

  • El problema está en la estimación de la vida útil de las máquinas
  • ¿Cómo se puede arreglar esta situación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *