Sin título-1

La revisoría fiscal necesita transformaciones de fondo, urgentes. Pero no hay la voluntad política para hacer los cambios que se requieren.

Dos son las razones principales para transformarla: (1) el modelo vigente se agotó, y (2) los estándares internacionales han generado exigencias nuevas.

La actitud de normalizadores y reguladores es quizás la mejor muestra de que se carece de  voluntad política para hacer los cambios que se necesitan a fin de adecuarla a los estándares  internacionales: de boca para afuera se dice que ‘estamos convergiendo hacia los estándares  internacionales,’ pero la realidad es que las normas que se emiten reiteran el modelo agotado y cierra las puertas a soluciones eficaces.

El modelo vigente se agotó

Se volvió ineficaz. En términos reales son pocos los resultados positivos que pueden mostrar. Si bien es cierto que su arraigo en la estructura jurídica del país es bastante fuerte, son tantas las normas contradictorias que la regulan que hacen difícil se pueda mostrar efectividad en sus  acciones.

Cada vez al revisor fiscal distintas normas le señalan funciones adicionales, muchas veces incompatibles y contradictorias.

Hay como una complacencia de parte de los profesionales que la ejercen por recibir tales  funciones, pero no hay la contrapartida en la ejecución de procesos realmente profesionales que las respalden.

Los revisores fiscales firman mucho, cobran poco y pueden demostrar muy poco. Son fácilmente sancionables por cualquier cosa.

Los estándares internacionales han generado exigencias nuevas. Principalmente en relación con la independencia que, ya no se admite, ‘sea el convidado de piedra.’

Quienes conocen los estándares internacionales insisten en que sin independencia efectiva no es posible su implementación real. Por eso las mayorías prefieren usar la expresión ‘normas internacionales’ que por su ambigüedad permite no solo distintas interpretaciones sino que facilita incorporar traducciones pasadas y hacerlas pasar como ‘vigentes.’

Para que la revisoría fiscal pueda ser eficaz debe resolverse, de una vez por todas, cual estándar internacional va a ser usado como referente central. Y hacer las transformaciones del caso sabiendo que las consecuencias no van a ser del gusto de todos.

En el presente, la revisoría recoge distintas funciones que se pueden agrupar en tres categorías básicas:

(a) Auditoría de los estados financieros;

(b) Auditoría interna, y

(c) Cumplimiento normativo.

Tienen en común que requieren como condición la independencia, si bien tienen diferentes estándares internacionales de referencia.

Voluntad Política

Sobre estas cosas, y sus aristas, hay suficiente información en todos los niveles tanto gubernamentales (normalizadores y reguladores) como en las empresas y en la profesión de los contadores públicos.

Se sabe que es necesario hacer transformaciones de fondo. Pero no se está dispuesto a pagar el precio político (‘se pierden votos’) para hacer un ajuste que garantice la eficacia y se de prioridad al interés general (‘interés público’).

Los distintos sectores de la profesión de los contadores públicos muestran más ganas por que la revisoría fiscal siga manteniendo su modelo vigente agotado y no están dispuestos ‘a darse la pela’ por adecuarla a los estándares internacionales.

Los argumentos varían de acuerdo con quien los expresa:

  • “El estado colombiano es soberano de emitir las normas que considere, no se puede admitir la inherencia de los estándares internacionales.”
  • “Es un truco de las multinacionales para quedarse con todo el mercado.”
  • “Con esos problemas hemos convivido tantos años, para qué hacer cambios siguiendo modelos extraños.”
  • “Primero nos matan que permitir acaben con la profesión.”
  • “Tenemos derechos adquiridos que no vamos a ceder bajo ningún argumento.”
  • “Reemplazar la revisoría fiscal por auditoría externa es abrir el camino para que en Colombia se den más casos como los de Enron, Interbolsa y similares.”
  • “Ser auxiliar del Estado es una necesidad inherente al ejercicio de la revisoría fiscal.”
  • “Ya tenemos las normas internacionales de aseguramiento y no ha pasado nada, la revisoría fiscal sigue firme.”
  • “ ‘Prudencio El Bruto’ nos ridiculiza un poco pero no pasa de ser una situación jocosa, somos muchos y eso es lo que cuenta.”
  • “Estamos para firmar lo que sea, en eso nos hemos especializado.”

Otras partes del documento

http://aprendeniif.com/revisoria-fiscal-y-auditoria-de-estados-financieros/

http://aprendeniif.com/revisoria-fiscal-y-auditoria-interna/

http://aprendeniif.com/revisoria-fiscal-y-cumplimiento-normativo/

Contador público, teólogo, especialista en revisoría fiscal y auditoría externa. Trabaja como profesional independiente, realiza trabajos de consultoría y asesoría en los sectores privado y público a nivel nacional e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *