2

Por el modelo o tipo de medición que se use para los instrumentos financieros, estos se podrían clasificar en:

  • Instrumentos financieros medidos al costo amortizado;
  • Instrumentos financieros medidos al valor razonable con cambio en resultado; e
  • Instrumentos financieros medidos al valor razonable con cambio en patrimonio.

Instrumentos financieros medidos al costo amortizado: dentro de este modelo de medición podemos encontrar todos los instrumentos financieros básicos, excepto las inversiones en acciones preferentes no convertibles y acciones preferentes sin opción de venta y en acciones ordinarias sin opción de venta que cotizan en bolsa o cuyo valor razonable se puede medir de otra forma con fiabilidad, los cuales se miden al valor razonable con cambio en resultado, haciendo cumplimiento a lo designado en la sección 11 párrafo  11.4 de la NIIF para Pymes.

“La Sección 11 requiere un modelo de costo amortizado para todos los instrumentos financieros básicos excepto para las inversiones en acciones preferentes no convertibles y acciones preferentes sin opción de venta y en acciones ordinarias sin opción de venta que cotizan en bolsa o cuyo valor razonable se puede medir de otra forma con fiabilidad.”

Nota: En caso en que el valor  razonable del tipo de inversiones planteada en el párrafo 11.4 no se pueda medir con fiabilidad, estas se medirán usando el modelo de costo amortizado.

“Párrafo 11.14 L(c) Las inversiones en acciones preferentes no convertibles y acciones ordinarias o preferentes sin opción de venta que cumplan las condiciones del párrafo 11.8 (d) se medirán de la siguiente forma (los párrafos 11.27 a 11.33 proporcionan una guía sobre el valor razonable):

(i) Si las acciones cotizan en bolsa o su valor razonable se puede medir de otra forma con fiabilidad, la inversión se medirá al valor razonable cambios en el valor razonable reconocidos en el resultado. (ii) Todas las demás inversiones se medirán al costo menos el deterioro del valor.”

Lo anterior, y según lo plantea la norma, resume los instrumentos financieros que se pueden medir a costo amortizado en:

  • Depósitos a la vista y depósitos a plazo fijo cuando la entidad es el depositante, por ejemplo, cuentas bancarias.
  • Obligaciones negociables y facturas comerciales mantenidas.
  • Cuentas, pagarés y préstamos por cobrar y por pagar.
  • Bonos e instrumentos de deuda similares.
  • Compromisos de recibir un préstamo si el compromiso no se puede liquidar por el importe neto en efectivo.
  • inversiones en acciones preferentes no convertibles y acciones preferentes sin opción de venta y en acciones ordinarias sin opción de venta que cotizan en bolsa o cuyo valor razonable NO se puede medir de otra forma con fiabilidad

Ahora bien, la esencia en la forma del uso del modelo de costo amortizado no cambiara en relación con la implementación de las NIIF, sin embargo en algunos casos, si puede llegar a implicar  el uso de algunos conceptos que no se tenían en cuenta para la medición bajo el modelo del costo amortizado cotidiano, tales conceptos son:

  • El deterioro
  • Las transacciones de financiación
  • Y las erogaciones que pueden formar mayor o menor valor de los activos o pasivos financieros anteriormente mencionados.

Deterioro: Este concepto implica la pérdida de valor de un activo, la cual se puede evidenciar en un momento determinado, evaluando las condiciones contractuales entre el deudor, el acreedor  y el entorno económico, con relación al instrumento en cuestión. El párrafo 11.22 y el 11.23  plantean algunas posibles evidencias de deterioro.

El concepto de deterioro implica el reconocimiento de la pérdida de valor de forma anticipada, es decir, una evidencia presente que alterara la futura recuperación de un recurso, por ejemplo el que un cliente entre en ley de insolvencia, implica que una entidad recibirá el “mimo” dinero al que ya tenía derecho, en un lapso más amplio  que el inicialmente acordado.

Si una entidad realiza la correspondiente evaluación y evidencia que existe deterioro, hay que tener en cuenta que el cálculo de deterioro de los instrumentos medidos al costo amortizado se divide en dos grupos:

  • En los que el deterioro es igual a la diferencia entre el importe en libros y el valor presente de los flujos futuros estimados.
  • En los que el deterioro es igual a la diferencia entre el importe en libros y la mejor estimación de lo que se espera recuperar.

Con el apoyo de: Andrés Felipe Micolta – Certificado ACCA NIIF para las Pymes

Conferencista Internacional de Estándares Internacionales (NIIF-IFRS) y en Temas Tributarios Contador Público con estudios de Maestría en Docencia Universitaria en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali. Certificado por la Organización Internacional ACCA en presentación de Información Financiera Internacional para las PYMES (IFRS for SME) y NIIF Plenas (IFRS Full).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *