Junta Directiva

A pesar de haber iniciado el proceso de aplicación de las NIIF, muchas de las empresas todavía se encuentran encasilladas en el modelo “antiguo” de administrar la información contable según el criterio personal del propietario, la conveniencia del mismo y los “ajustes” a los saldos ocasionados por la rotación del personal contable en todos sus niveles

El Consejo de Estándares de Contabilidad – IASB ha realizado su trabajo de consolidar un sistema estructurado y técnico que permita mantener que todo el sistema de información de la empresa sea honesto. El papel realizado es el de desarrollar y mantener un lenguaje global de la información financiera que ayuda a reducir este riesgo moral (sesgo y manipulación de la información).

Sin embargo, esto no ha sido posible implementarlo masivamente de la manera que el mercado lo exige a pesar de los avances que se han logrado en este aspecto, pues actualmente se mantienen cantidad de “malas prácticas” que deterioran el contenido de la información financiera y cambian el análisis de la misma para una adecuada toma de decisiones. Entre ellas podemos encontrar las siguientes:

  1. Aplazar la implementación por tiempo indefinido esperando que la suerte no les juegue en contra y no sean requeridos por ninguna entidad de control y vigilancia, pues muchos ni siquiera han iniciado su proceso de implementación y unos tantos tan solo cuentan con el balance de apertura

 

  1. Reconocer los ingresos solo con facturas de venta las cuales pueden verse manipuladas por requerimientos de postergación en su recepción realizado por los clientes y la más habitual, la creación de fechas máximas para la radicación de éstas

 

  1. Registrar devoluciones en ventas en periodos futuros y devoluciones de compras únicamente cuando el proveedor emita el documento respectivo, manteniendo saldos de inventarios, cuentas por cobrar y pagar erróneos

 

  1. Ingresar mercancías solo con unidades porque la factura de compra no llega oportunamente o porque se han implementado fechas límite de recibo de las mismas, alterando el promedio ponderado de los inventarios y por ende el costo de venta en la enajenación que adicionalmente cambia la rentabilidad de las transacciones

 

  1. Facturar posterior al despacho genera alteración de las edades de cartera y del plazo promedio de cobro en la venta y promedio de pago en la compra

 

  1. Cambiar fecha de facturas que además de ser un error sancionable por no cumplir los requisitos de la factura, hace que se reviertan ingresos inexistentes y descontar impuestos de manera incorrecta, y adicionalmente, la nueva fecha borra la morosidad de la anterior factura y reinicia el plazo como sino hubiese ocurrido nada

 

  1. Reconocer gastos solo con facturas a pesar que los servicios fueron prestados en periodos anteriores, generando alteraciones de los niveles de rentabilidad de la entidad

 

  1. Realizar avalúos para mejorar el valor de los bienes y buscar mejorar los niveles de endeudamiento

 

  1. Realizar anticipos de utilidades reconociéndolos como cuentas por cobrar debiendo ser un menor valor del patrimonio. Debido a que estos montos jamás se cancelan aumentan de un periodo a otro (por ello no se consideran activos) y deterioran los indicadores de endeudamiento, autonomía y por si no fuera poco, se muestran como actividades operacionales en el flujo de efectivo, debiendo clasificarse como actividades de inversión

 

  1. Ocultamiento de Provisiones y Contingencias porque ello incrementa el nivel de endeudamiento y restringiría el acceso a nuevos préstamos o disminuciones de los cupos de crédito que se han obtenido

 

  1. Crear activos que ocultan bajas rentabilidades con el fin de depreciarlos o amortizarlos en el tiempo, mostrando rentabilidades que no son acordes a la realidad de la empresa

 

A pesar del panorama poco halagador, también podemos señalar que el proceso de implementación de las NIIF tanto plenas como pymes, han entregado herramientas valiosas que muchos empresarios y preparadores de la información han tomado con la rigurosidad que este gran cambio amerita y que ha incidido en mejorar la calidad de la información que se analiza.

Conferencista Internacional de Estándares Internacionales (NIIF-IFRS) y en Temas Tributarios Contador Público con estudios de Maestría en Docencia Universitaria en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali. Certificado por la Organización Internacional ACCA en presentación de Información Financiera Internacional para las PYMES (IFRS for SME) y NIIF Plenas (IFRS Full).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *