contenido 4

La sección 27.1  define que “una perdida por deterioro se produce cuando el importe en libros de un activo es superior a su importe recuperable”  y determina la sección 27.11 que el importe recuperable “es el mayor entre su valor razonable menos los costos de venta y su valor en uso”.  El deterioro como tal es la evidencia de que el valor en libros de la empresa, no tiene la capacidad de recuperar ni por venta, ni por explotación el valor activado, y por lo tanto,  está sobreestimado.  El menor valor de libros es una perdida, un gasto por la incapacidad de recuperación financiera de ese valor, dejar esa sobrevaloración del activo no sirve para solvencia, o sea, sostenerlo contamina la idea de existencia real de la medición del  activo, para  servir en  proporcionar  ingresos o pagar pasivos.

El deterioro permite cumplir la característica cualitativa de la información de los estados financieros de la sección 2.9 de prudencia “…los activos o los ingresos no se expresen en exceso…”  igualmente la sección  2.29  diría que el mayor valor de libros sobre el valor recuperable, no tiene la probabilidad de obtener beneficios económicos futuros, determinando que no hay evidencia de compensación  por uso, ni por venta.

Para calcular el deterioro es necesario el dato de importe recuperable, y por lo tanto, los dos datos con que se forma este cálculo, que es el mayor del valor razonable menos los costos de venta y el valor de uso.   La norma posibilita bajo la característica cualitativa de Equilibrio entre costo y beneficio de la sección 2.13 que no se realice cálculos innecesarios, se pueden evitar costos, si se tiene claro que uno de los datos es superior al valor de libros, y que por lo tanto, no habría deterioro, independiente que el otro valor sea menor al valor en libros.  La sección 27.12  lo expresa así “No siempre es necesario determinar el valor razonable del activo menos los costos de venta y su valor en uso.  Si cualquiera de esos importes excediera al importe en libro del activo, éste no habría sufrido un deterioro de su valor y, no sería necesario estimar el otro importe”.

Ejemplos:

Casos Activos Fijos Valor en libros Importe Recuperable Gasto Deterioro Valor en libros después de ajuste
Valor razonable menos los costos de venta Valor de uso
Caso 1 Computador 2.000 900 1300 700 1.300
Caso 2 Escritorios 200 0 150 50 150
Caso 3 Edificio 300 90 0 210 90
Caso 4 Maquinaria 13 500 800 0 0 500
Caso 5 Equipo de oficina 800 500 900 0 800
Caso 6 Vehículo 1.000 0 1.200 0 1.000

 

Se debe tener en cuenta que la norma es evidente, cuando determina que si es mayor uno de los datos del importe recuperable al valor en libros, no se requiere calcular el otro valor, pues se tendrá claro que no hay deterioro;  como sucede en el caso 4 y en el caso 6.   En cambio en el caso 2 y en caso 3, solo se tiene uno de los datos, y estos son menores al valor en libros, con esos datos, no se podría obtener la información de deterioro, se requiere necesariamente invertir en el cálculo del otro dato faltante para poder realizar la estimación si realmente existe deterioro, hasta allí con un solo dato, no se sabría definir si realmente existe deterioro.    Si el cálculo del deterioro se realiza sin el otro dato, esta forma de medición está por fuera de la metodología de las NIIF.  Por lo tanto, no es NIIF.    El que la empresa utilice cálculos por fuera de la normatividad, lleva a que la empresa en el futuro, tenga el riesgo de realizar arreglos retrospectivos.

 

Investigador y Consultor en NIIF (IFRS) en Aprendeniif.com Contador Público con Maestría en Gestión y Desarrollo de Proyectos y Maestría en Contabilidad (Candidato a grado). Además es Estudiante de Doctorado en Economía.

2 comentarios

  • Gracias muy interesante la exposicion

    nancy quintero perez Responder
  • Excelente aporta una manera de comprender mejor la NIC 36 (Y)

    Evan Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *