samantilla

Si bien es cierto que en lo relacionado con la presentación de reportes corporativos se ha avanzado bastante, también lo es que hace falta un largo camino por recorrer.

Evolucionar o extinguirse tiene la clave, también para la presentación de reportes corporativos.

Quizás el aspecto más importante a solucionar sea el relacionado con la creación de una dinámica para el cambio, habida cuenta que los procesos de negocio cambian de manera acelerada y la presentación de reportes corporativos no siempre marcha al mismo ritmo.

Históricamente los cambios se han hecho ‘por saltos’ y ‘a la fuerza.’
Tal es el caso de los procesos NIIF y NIA en distintos paises como Colombia:

  • Demasiados todavía siguen anclados en la norma local y en las NAGA, no evolucionan.
  • Tenemos las ‘normas’ pero no se ven reflejadas en cambios sustanciales en la calidad de la información y en los procesos asociados de toma de decisiones.
  • Se sigue ‘pensando’ en términos tributarios, no se logra ver las diferencias entre las distintas bases de contabilidad, continúa primando el cumplimiento regulatorio y se está lejos de la utilidad para la toma de decisiones.
  • Se pretende ‘avanzar’ solo por la presión de las normas (decretos, resoluciones, reglamentaciones) y con los defectos técnicos que éstas tienen. No se entienden los estándares y sus dinámicas propias.

Por eso reviste especial interés la reciente publicación (Octubre de 2015) realizada por la Federation of European Accountants [(FEE). Federación Europea de Contadores] con el título The Future of Corporate Reporting – creating the dynamics for change [El futuro de la presentación de reportes corporativos – creación de la dinámica para el cambio].

El documento en mención está desarrollado en 92 páginas y consta de:

  • Prefacio
  • Resumen ejecutivo
  • Introducción
  • La tecnología orienta y facilita el cambio
  • Capítulo 1: Una creciente audiencia para la presentación de reportes corporativos
  • Capítulo 2: Contenido de la presentación de reportes corporativos
  • Capítulo 3: Núcleo & Más – un nuevo enfoque para la presentación de reportes corporativos
  • Capítulo 4: Enfoque para la elaboración de políticas y la innovación
  • Apéndices (Preguntas, glosario, abreviaturas, notas finales)

Como se puede observar a partir de la sola lectura de sus contenidos, se trata de un documento bien estructurado, ‘que sabe para dónde va.’

De acuerdo con mi entender, la afirmación central del documento es:

“Las corporaciones y los inversionistas se están moviendo velozmente en un mundo que evoluciona rápido, y la presentación de reportes corporativos también necesita cambiar para reflejar esa dinámica.”

Personalmente me gustaron tres elementos que vale la pena resaltar:

Primero, el documento en mención entiende que la presentación de reportes corporativos comprende dos elementos: (1) información financiera, y (2) información no-financiera.

Hace referencia al trabajo seminal de Robert K. Elliot, que a finales de los años 90 siendo presidente del AICP ilustró de manera clara la disminución de la influencia que los estados financieros tienen en los mercados:

Los estados financieros (‘el conjunto completo de los estados financieros’) carecen de influencia en los mercados porque necesitan ser complementados con la ‘otra información,’ esto es, información que no es de carácter financiero, que está centrada principalmente en la administración de los riesgos (‘identificación, valoración y respuesta frente al riesgo’).

Porque la clave está en lo holístico: la mirada hacia el interior (‘estados financieros’) es importante pero necesita ser complementada con la mirada hacia el entorno (‘los riesgos’). La presentación integrada de reportes (financieros, sociales y ambientales) es quizás la mejor alternativa práctica a la vista.

Los estados financieros son útiles para la toma de decisiones cuando son oportunos y contienen información relevante.

Si la otra información llega primero, los mercados no van a esperar las formalidades regulatorias y de cumplimiento, toman sus decisiones con base en la otra información.

Si los estados financieros están sobrecargados de revelaciones inútiles fácilmente son utilizados para encubrir la información que es útil para la toma de decisiones.

Por eso son urgentes tanto el mejoramiento de los IFRS (NIIF) como el fortalecimiento de su implementación efectiva.

Segundo, la presentación de reportes corporativos hace parte de la accountability de las compañías y su proceso de comunicación, principalmente con los accionistas (propietarios), así como también de sus obligaciones de custodia [stewardship].

Esta incorporación como parte de la accountability significa ‘palabras mayores’, esto es, ‘toma el toro por el asta’ y lo centra en lo que es. Muy diferente a los enfoques tradicionales centrados exclusivamente en el cumplimiento para propósitos regulatorios o para presentación de declaraciones tributarias. Se trata de ‘otra cosa’ que si bien muchos están interesados en mezclar con lo regulatorio y lo tributario, ‘para distraer,’ tiene un objetivo completamente propio.

Si bien el problema tiene un componente técnico (‘bases de contabilidad diferentes’), en últimas es un asunto de responsabilidad social (‘la otra cara del interés público’).

Tercero, el impacto de la tecnología. El siguiente extracto, tomado del resumen ejecutivo permite tener una idea de la orientación del documento y motiva a la lectura completa de su texto, así como a su análisis y difusión:

Sin lugar a dudas la tecnología jugará un rol importante en la evolución de la presentación de reportes corporativos en el futuro, tanto como orientador como facilitador del cambio. Como punto de partida, la presentación de reportes corporativos necesita mantenerse al ritmo de los cambios en la tecnología. Algunos incluso consideran que a menos que la presentación de reportes corporativos se mantenga al ritmo de esos cambios, puede perder alguna de su relevancia e importancia. De manera significativa la tecnología cambiará la manera como la presentación de reportes corporativos es preparada y la manera como es entregada a su audiencia. Habiendo dicho esto, la tecnología no solo debe permitir que las entidades produzcan más información, sino que debe permitirles proporcionar información que sea más relevante y oportuna.

Ello no significa que se abandone la partida doble como la técnica básica de la contabilidad (‘el concepto de devengo/causación que usan los IFRS/NIIF y los US GAAP) sino que modifica el concepto de ‘libros de contabilidad’ en cuanto son éstos los que permiten el mejor uso de las tecnologías actualmente disponibles y a la vez facilitan su interrelación con la otra información.

De ahí que esté creciendo el uso de dispositivos móviles, grandes datos y tecnologías cognitivas, para afianzar la utilidad para la toma de decisiones.

Los ‘libros de contabilidad,’ entendidos no como papel para el registro manual en dos o más columnas, sino como ‘bases de datos’ para acumular información y para facilitar la ‘pesca de datos’ como medios para producir mejor información y de manera más oportuna porque la audiencia de los reportes corporativos no es solamente el propietario del capital (‘así era antes, pero no es ahora’) sino el conjunto de stakeholders, esto es quienes tienen un interés económico (en otras palabras, ‘derechos legítimos’).

En resumen, frente a un problema importante (‘el futuro de la presentación de reportes corporativos’) se dispone de un documento importante que vale la pena ser leído, analizado y difundido. Ojalá nuestras autoridades normalizadoras de la información financiera llegaran algún día a interesarse seriamente por estas cosas.

Contador público, teólogo, especialista en revisoría fiscal y auditoría externa. Trabaja como profesional independiente, realiza trabajos de consultoría y asesoría en los sectores privado y público a nivel nacional e internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *