Deterioro

Es común encontrar algunas comparaciones o buscar similitudes entre los términos de deterioro y provisiones en la contabilización, para facilitar su uso.   Pero esto puede llevar a contrariedades en el concepto de cada uno, creando fallas en las políticas de reconocimiento y medición.    La normatividad NIIF (IFRS) es clara en la  determinación de las políticas que definen cuando es deterioro y cuando es  provisión.   Estas definiciones no se puede asemejar al razonamiento contable del decreto reglamentario  2649 de 1993, ni a la definición tributaria, pues estas están basadas en otra descripción. 

Esto parece ser un problema inocente, si no fuese porque son muchos contables los que tienen esa contrariedad, y además porque son varios los programas informáticos de contabilidad que lo tienen, a la fecha de diciembre de 2.014.  Ejemplo: cuando realizan la medición del deterioro cartera, este se asemeja a la provisión cartera, con la diferencia de que la metodología del tiempo de vencimiento, no está determinado por políticas tributarias, sino por políticas internas; muy lejano a las condiciones expresadas en la metodología NIIF (IFRS).    Esto se asemeja a la sistemática anterior de provisión y no de deterioro.

Tanto deterioro como provisión, significan “PERDIDAS”, pero la primera indica pérdidas dadas, por indicios de eventos históricos que llevaron a determinar, que ya se perdió.  La segunda (Provisiones) son posibles pérdidas, que requiere eventos futuros para poder determinarlas, y que se ejecuta una partida financiera para prever esos posibles hechos.     El tiempo es una diferencia clave para separar el concepto de deterioro y provisión.    En el ejemplo anterior del deterioro cartera de algunos programas informáticos  plantean ubicar el tiempo como el único indicador para determinar los indicios de perdidas, por ejemplo una cartera vencida a más de 360 días, se recomienda que sea totalmente deteriorada, cuando esto no es cierto, dado que no se conocen los otros eventos y negociaciones que tenga la gerencia, como pagos de refinanciación de la deuda, que plantearía un método distinto para calcular el deterioro.  Lo otro, es que pueden existir eventos de cartera que ni siquiera este vencida, que lleven a deterioro. “La identificación de un único evento que individualmente sea la causa del deterioro podría ser imposible. Más bien, el deterioro podría haber sido causado por el efecto combinado de diversos eventos.”(IASB, 2009, NIC 3.9.59)

El concepto de deterioro, no contiene el conflicto de la incertidumbre dentro de su política de reconocimiento,  tiene una definición muy concisa “Pérdida por deterioro del valor es la cantidad en que excede el importe en libros de un activo o unidad generadora de efectivo a su importe recuperable” (IASB, 2009, NIC 36.6c) y el importe recuperable  “de un activo o de una unidad generadora de efectivo es el mayor entre su valor razonable menos los costos de venta y su valor en uso”. (IASB, 2009, NIC 36.6c) por lo tanto, no dice que será las posibles pérdidas futuras, si no que es la incapacidad del activo de recuperar su valor actual de libros  sea por venta o por uso.    Otro elemento importante para separar estos dos conceptos, es que el deterioro se conceptualiza para los activos y las provisiones en NIIF (IFRS) solo se contabiliza para los pasivos,    “Una provisión es un pasivo en el que existe incertidumbre acerca de su cuantía o vencimiento”. (IASB, 2009, NIC37.10)  lo que lleva a determinar que bajo NIIF (IFRS) se deteriora los activos y se provisión a los pasivos.      El termino provisión era más amplio bajo la política contable de reconocimiento del Decreto Reglamentario  2649/93, este incluía las provisiones activos y las provisiones pasivos como lo definían en el   Art. 52 ”Se deben contabilizar provisiones para cubrir pasivos estimados, contingencias de pérdidas probables, así como para disminuir el valor, reexpresado si fuere el caso, de los activos, cuando sea necesario de acuerdo con las normas técnicas. Las provisiones deben ser justificadas, cuantificables y confiables.”   Esto lleva a comprender, que el termino provisión del 2649/93, no es el mismo utilizado en las NIIF (IFRS), que no es solamente un cambio de nombre a “deterioro”.     Igualmente es contrario a las provisiones cartera del art. 145 del estatuto tributario, al desestimar la posibilidad de que se provisiones cualquier categoría del activo.

La NIIF (IFRS) precisa  que la incertidumbre de eventos futuros no serán tenidos en cuenta para los instrumentos financieros activos “Las pérdidas esperadas como resultado de eventos futuros, sea cual fuere su probabilidad, no se reconocerán” (IASB, 2009, NIC 39.59)  Pues requiere que exista eventos objetivos para que pueda realizarse el cálculo del deterioro.  “Una entidad evaluará al final de cada periodo sobre el que se informa si existe evidencia objetiva de que un activo financiero o un grupo de ellos medidos al costo amortizado esté deteriorado. (IASB, 2009, NIC 39.58)

Este análisis puede ayudar a diferenciar las políticas de reconocimiento y medición entre deterioro y provisión, de tal manera que no se cometan errores en su presentación en NIIF (IFRS).   Se debe tener en cuenta que las metodologías de medición del deterioro es diferente para las categorías de los activos, tema que se tratará en el próximo escrito sobre el tema del deterioro, igual que la importancia de definir  las unidades generadoras de efectivo, pues son varios los programas informáticos que se han saltado este término a la fecha de diciembre 2.014,   y no le han ofrecido la significación debida, creando problemas técnicos para realizar el cálculo de deterioro.

Investigador y Consultor en NIIF (IFRS) en Aprendeniif.com Contador Público con Maestría en Gestión y Desarrollo de Proyectos y Maestría en Contabilidad (Candidato a grado). Además es Estudiante de Doctorado en Economía.

6 comentarios

  • Excelente articulo

    FRANCISCO MIGUEL ZAMBRANO Responder
  • Muy bueno pero seria posible casos practicos?

    Daniel Salazar Responder
  • Se debe tener en cuenta que el Art. 52 establece que en las normas técnicas se encuentran los criterios para determinar si se debe o no reconocer una provisión para corregir el valor de los activos; es así que encontramos que las inversiones se deben medir posteriormente a su valor de realización, las cxc se deben evaluar su recuperación y reconocer lo que se espera perder, los inventarios a su valor neto de realización, la propiedad, planta y equipo a su valor de realización, valor actual o valor presente. Pregunto entonces, no será lo mismo a lo que se refieren las NIIF al decir, que se debe determinar si existe evidencia objetiva de deterioro?

    Pablo alarcon Responder
  • Más que un comentario es una pregunta, por si me pueden ayudar con esta duda. ¿Cómo deterioro de cartera se puede tomar los valores de las mercancías devueltas por el cliente y que aún no han sido recogidas por la empresa vendedora, es decir, quien tiene registrada la cuenta por cobrar?

    Agradecería a quien me pueda ayudar a despejar esa duda.

    Hernán Cifuentes Daza Responder
    • Cordial Saludo
      Hernan
      si usted desea puede enviar sus preguntas sobre NIIF a nuestro Foro NIIF que nuestros expertos pueden ayudarle con sus preguntas.
      http://aprendeniif.com/foros/

      Juan Sebastian Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *