El abordaje del Balance de Apertura tiene varias etapas

De manera muy ligera, algunos administradores han reducido el impacto de implementación de las NIIF (IFRS) al Balance de Apertura, menospreciando de esta manera que el verdadero cambio radica en la información que se presentará en los Estados Financieros, para lo cual se debe adecuar los procesos de la empresa para el registro de las operaciones, acuerdos, contratos, negociaciones y demás transacciones diarias realizadas por una entidad.

Cuando se menciona el Balance de Apertura se toma como si fuera un solo momento, sin embargo, debemos tener en cuenta que el proceso de implementación de las NIIF (IFRS) es “similar” al proyecto de implementación de un nuevo software.

Esto lo afirmamos por cuanto en el mes de diciembre se cuenta con un “balance provisional” el cual se analiza previamente a diciembre 31 y posteriormente a dicha fecha. Lo denominamos provisional por cuanto es afectado por distintos ajustes tales como: Inventario Físico, Conciliaciones Bancarias, Circularización de Cartera y Proveedores, Consolidación de Obligaciones Laborales, y revisión de saldos en general.

Una vez haya claridad de los saldos actuales, ya podemos proceder a realizar los ajustes preparativos para el inicio del año de transición. Esta labor puede, en muchos casos, finalizar en el mes de febrero o marzo del siguiente periodo tal como ocurre durante todos los años. Incluso en la preparación de la Información Exógena Anual encontramos errores del periodo anterior que debemos modificar.

Entonces las preguntas más importantes a resolver deberían ser:

  • ¿Qué tan preparados estamos para el año de transición?
  • ¿Podremos mantener los libros NIIF y Local simultáneamente desde el inicio?
  • ¿Está preparado nuestro software para atender estos requerimientos sin que implique procesos manuales abrumadores?
  • ¿Conocemos como opera nuestro software en las operaciones cotidianas?
  • ¿Sabemos cómo aplicar cada NIIF en Plenas o Sección en NIIF Pymes en las operaciones diarias realizadas por la entidad?
  • ¿Conocemos los Requerimientos de Información a Revelar al finalizar el año de transición?
  • ¿Se ven afectados nuestros procesos para atender obligaciones tributarias y financieras?

Esto lo hacemos porque el Balance de Apertura estará finalizado en el primer trimestre del año y no se puede atrasar en tres meses o más la información en NIIF (IFRS) porque ello implicaría un nuevo proceso de ajuste de las cifras bajo la metodología tradicional y reexpresarlas bajo NIIF.

El Año de Transición es un Periodo de Ajuste de Procesos

La información financiera propuesta por los estándares internacionales difiere de los valores que acostumbramos a registrar en nuestras operaciones diarias donde debemos realizar cambios en distintas áreas, como por ejemplo:

  • Proceso, Registro y Medición de Compras Nacionales y al Exterior
  • Costeo del Proceso de Producción
  • Despacho de Mercancías y Facturación
  • Cobranza y Edades de Cartera
  • Manejo de Obligaciones Financieras
  • Inversiones de Excedentes
  • Proceso de Depreciación para gastos y costos de producción que incluye nuevas estimaciones de vidas útiles y valor de salvamento en incluso manejo de activos por partes
  • Efectos en la nómina por beneficios a corto y largo plazo de empleados

Este breve listado puede implicar varios cambios en los procedimientos de las empresas a los cuales probablemente no estamos acostumbrados y adaptarnos puede tomar tiempo

El año de transición no es para implementar sino para ajustar procesos por posibles omisiones o cambios normativos y de procedimiento interno.

Todo lo Anterior en los meses de Mayor Producción de Informes

Los cambios implican medidas de choque, y dependiendo de las distintas actividades realizadas por la entidad, éstas impactan más a unas que a otras.

En el inicio de la Transición a las NIIF (IFRS) el área contable está en la máxima actividad habitual de cierre e inicio de año, por citar algunas:

  • Cierre y conciliación de Cifras
  • Preparación de Estados Financieros
  • Renovación de cupos de crédito
  • Información Exógena Tributaria
  • Preparación y Presentación de la Declaración de Renta
  • Anexo de la Declaración de Renta a través del Formatos (En Colombia formato 1732 de relevancia tributaria)
  • Renovación de Cámara de Comercio
  • Liquidación del Impuesto de Industria y Comercio de todos los municipios de cobertura
  • Liquidación y Pago de Intereses de Cesantías
  • Liquidación y Consignación de Cesantías
  • Cambios en la Nómina y legislación laboral
  • Y otras actividades más ….

No podemos abstraernos que los cambios más importantes son los relacionados con las operaciones diarias y para ello necesitamos de herramientas tecnológicas que faciliten esta labor, tal como lo establecimos en nuestro editorial Tecnología, herramienta de apoyo en la implementación de las NIIF (IFRS). Será entonces el software quien nos permitirá minimizar el impacto de tantos cambios.

Sabemos que involucrar un doble control de información (NIIF y Local) implicará cambios sustanciales que deben ser analizados y previstos. Tratemos de anticiparnos a los hechos dado que ya conocemos y tenemos experiencia sobre lo que significa un inicio de año y no nos confiemos porque debemos hacer muchos cambios durante el año de inicio, incluso de situaciones externas como posibles cambios tributarios que pueden afectar la puesta en marcha de la implementación de las NIIF (IFRS).

 

 

 

 

Conferencista Internacional de Estándares Internacionales (NIIF-IFRS) y en Temas Tributarios Contador Público con estudios de Maestría en Docencia Universitaria en la Pontificia Universidad Javeriana de Cali. Certificado por la Organización Internacional ACCA en presentación de Información Financiera Internacional para las PYMES (IFRS for SME) y NIIF Plenas (IFRS Full).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *